Consejos para saber cuándo cambiar de coche

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Antes o después a todos nos llega ese momento en el que se nos hace necesario cambiar de coche. ¿Cuándo es recomendable hacerlo?

Como punto de partida, hay que tener en cuenta que los fabricantes de automóviles impulsan cada vez más sus I+D+i para que sus productos sean además de seguros, fiables y duraderos. A todos nos suenan esas impresionantes imágenes de sus tests de resistencia y seguridad.

Según esos estándares de calidad del sector, la esperanza de vida del motor de un coche se mide en kilómetros.  En general, entre los 150.000 como mínimo y 250.000 como máximo.

Crónica de una muerte anunciada

Por ello, no existe exactamente una fecha concreta media que se pueda calcular para cambiar de coche. Hay tres factores clave que determinan el tiempo que le queda a tu fiel compañero de carretera: el uso, el mantenimiento y el medio.

En cuanto al uso, evidentemente dependerá del tiempo diario que el coche se lleve en carretera, pero también del tipo de conducción. No es lo mismo conducir en ciudad que en carretera, ya que las maniobras bruscas desgastan más los componentes.

En lo mecánico un vehículo dura más si le realizas todas las revisiones pertinentes y si arreglas cualquier mal funcionamiento en el momento, en lugar de dejarlo pasar.

Y por supuesto, un coche no se resiente igual en un entorno de temperaturas suaves y estables, que en zonas con mucho frío o mucho calor.

Como hemos dicho, la conjunción de estos factores hace que la experiencia de duración de un automóvil sea diferente para cada conductor, aunque posean el mismo modelo.

Sin embargo, no todo está perdido y, por suerte, la estadística nos dice que hay determinados hitos en los que tenemos que estar más pendientes para detectar ciertos indicadores de que nuestro fiel automóvil está llegando al final de su vida útil.

Taller con coche en elevador y capó abierto.

Momentos claves en la vida de tu coche

Cuando el cuentakilómetros llega a 70.000 kilómetros, abre bien los ojos, puedes estar entrando en la fase de cambiar de coche. En este momento, es habitual que comiencen a dar la cara las primeras señales de desgaste. Esto se suma a que el gasto en el taller suele incrementarse y, en consecuencia, muchos conductores prefieren dejar su taller habitual por uno más barato (y peor dotado). También hay quien incluso deja las pequeñas reparaciones para más adelante en la creencia de que es más económico arreglar algo cuando ya se estropee del todo. Pero lo cierto es que estas prácticas sólo aceleran la degradación del coche, ya que es un sistema en el que todas las partes dependen del resto.

Normalmente, siempre es provechoso llevar a cabo el correcto mantenimiento de un vehículo y atajar al instante cualquier problema mecánico o electrónico que se manifieste.

Ahora bien, si las averías son muy constante o muy costosas, hay un punto en el que sale más a cuenta cambiar de coche y punto. Las principales incidencias que nos llevan a esto suelen ser:

  • La temperatura del motor se vuelve inestable.
  • El tubo de escape emite un humo negro.
  • El volante y/o los pedales vibran anómalamente durante la conducción.
  • Tienes que reponerla caja de cambios, la culata o la correa de distribución.
Coche descendiendo sobre monedas apiladas.

Una década de depreciación

Otro criterio a tener en cuenta a la hora de cambiar de coche es el económico.

Los coches nuevos se devalúan muy rápido. Se estima que nada más ponerlo en la carretera ya ha perdido entre el 10% y el 20% de su valor (algunos modelos incluso el 50%). Y en los primeros cinco años de uso lo hace en torno a un 5-10% anual para estabilizarse en un 5% de perdida de valor en los años siguientes.

Según este cálculo, muchos expertos aconsejan cambiar de coche cuando este supere los 10 años de antigüedad.

La zona gris de los coches de Ocasión

Teniendo en cuenta todo esto, uno puede preguntarse, por qué entonces tantas voces recomiendan estos días la compra de un vehículo usado frente a uno nuevo para cambiar de coche.

Pues lo cierto es que no lo es, pero sólo cuando se trata de una compra a un particular. Cuando compramos un coche de segunda mano a alguien de la calle, estamos heredando todos los problemas o deficiencias que han llevado a su conductor a cambiar de coche.

Sin embargo, si acudimos a un concesionario oficial o un grupo de concesionarios oficiales como TECSA Plus, estaremos obteniendo lo mejor de los dos mundos.

Por un lado, tenemos coches con su debido historial de mantenimiento y que se han adquirido según unos estándares que aseguran que no han sufrido un mal trato.

Por otro, se le realiza una puesta a punto con profesionales, métodos y herramientas de las marcas oficiales, que resetea la esperanza de vida del vehículo. Como se suele decir, les da una segunda vida.

Ahora bien, la etiqueta de precio sigue experimentando un jugoso recorte, derivado del proceso de devaluación antes mencionado. Por lo que, en definitiva, estamos obteniendo un automóvil casi nuevo, con muchos años por delante a un precio sensiblemente inferior.

Además, al ser un producto reacondicionado, su depreciación es menor frente a uno nuevo y somos más capaces de recuperar el valor invertido a corto plazo.

Cambiar de coche por uno de Ocasión

Es por ello, que la mayoría de conductores encuentra en este segmento la mejor calidad-precio, siempre que acuden a profesionales con estándares de calidad oficiales.

Resumiendo todo lo dicho, la experiencia demuestra que cuando tu vehículo ya ha amortizado su valor y comienza a fallar de forma repetitiva o grave, es habitual que salga mucho más a cuenta comprar un coche de Ocasión que en incurrir en gastos constantes para conservar un bien que, además, ya no vale tanto por uno que tiene su valor asegurado.

Así, que si para ti ha llegado ese momento de cambiar de coche, no dudes en consultar nuestro amplio catálogo de coches de segunda mano, seminuevo y kilómetro cero revisados y con todas las calidades y garantías.

Aquí podría estar tu próximo coche

Seguir leyendo

Te llamamos

Por favor, envía un Email y te responderemos.