10 consejos de seguridad para la conducción con lluvia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Es casi automático, empieza a llover y a todos se nos apagan las dos neuronas de conducir. ¿Sabes por qué? Es por la inseguridad y por el miedo, eres consciente de que la lluvia vuelve más peligrosa la carretera y hace que la conducción sea más difícil. Hoy te damos 10 consejos de seguridad para la conducción con lluvia.

Llevamos mucho tiempo dedicados al mundo de la automoción, más de 30 años ya -¿quién lo diría?-. Por eso sabemos que lo principal cuando conduces con condiciones climatológicas adversas es haber actuado en previsión.

¡Lo estás haciendo genial! Te estás formando en la teoría para estar preparado cuando llegue la tormenta. Ponte el chubasquero y las botas de agua que nos vamos a meter en unos cuantos charcos.

Antes de que llegue la lluvia

Ya te hemos dicho que lo principal es estar listo para cualquier sorpresa que te dé la vida -llevar una muda limpia en la guantera nunca estará de más-. Hablando en serio:

1.Cambia tus neumáticos con la regularidad adecuada. Revisa cada semana su presión y el testigo de desgaste. Los neumáticos son las botas de agua de tu coche. Te proporcionarán una pisada segura y firme. No quieres que tengan un agujero y se te mojen los calcetines.

Tampoco te olvides echarle un ojo de vez en cuando al estado de los amortiguadores de tu coche, también son muy importantes.

2.¿Cómo de importante es ver correctamente para ti? Suponemos que bastante importante. Cuando conduces que veas lo mejor posible es una cuestión de vida o muerte. Tus limpias deben funcionar siempre a la perfección y las luces de posición y/o de cruce siempre encendidas.

Pre conducción con lluvia

3.Las gotas ya se precipitan sobre el parabrisas de tu coche. Has tenido una suerte tremenda, no llevabas paraguas y has llegado justo a tiempo al coche. Te pones el cinturón, metes la llave en el contacto, arrancas y miras por los espejos retrovisores y -¡sorpresa!- está todo empañado y no ves absolutamente nada.

cristales empañados

Ni se te ocurra mover el coche mientras la situación sigue así. No confíes en que se disipará el vaho en cuanto emprendas la marcha. Deja el coche encendido y pon el aire acondicionado en posición antivaho. En cuanto tengas todos los cristales limpios podrás marcharte con aire fresco.

Consejos para conducir con lluvia 

La lluvia en España y en Andalucía no es tan abundante como en otras zonas, pero cuando llueve, llueve y, aunque no hay lluvias monzónicas ni tifones, hay gota fría.

4.La conducción con lluvia se puede complicar hasta puntos que no imaginarías. Si sientes miedo y crees que no puedes continuar conduciendo con seguridad, lo mejor que puedes hacer es encender los intermitentes de emergencia y detenerte en el arcén.

5.¿Crees que es seguro conducir? Mantén la distancia de seguridad con los demás vehículos. Si puedes, incrementa el espacio que os separa. La lluvia alargará la distancia y el tiempo que tu coche recorre desde que pisas el pedal de freno hasta que se detiene.

6.Recuerda que los alcances son los accidentes más comunes en los días de lluvia. No pares de observar por los espejos retrovisores los coche que llevas a los lados y a la retaguardia.

7.Es mejor reducir la velocidad con el freno motor que con el freno tradicional. No pises el pedal de frenado abruptamente, con carretera mojada todo debe ser más suave y progresivo.

8.¡Ojo con los charcos! Nunca sabes lo profundo que serán ni tampoco si acabarás haciendo aquaplaning cuando pases por encima. No frenes jamás cuando estés atravesándolo, mantén las manos firmes para sujetar el volante y, en la medida de lo posible, reduce la velocidad antes de pisarlo.

aquaplaning

9.Si eres motero o te gusta la bici sabrás que las líneas de pintura de las carreteras españolas y andaluzas son como pistas de patinaje sobre hielo cuando llueve. Si las pisas, te deslizas como en un tobogán de un parque acuático. Es importante que evites pisarlas cuando llueve.

10.El coche que te precede suele dejar unas marcas de neumático sobre el asfalto mojado -¿te has fijado?-. Esas huellas son un “camino” que tiene menos agua que el resto de la calzada. Los neumáticos del vehículo que llevas delante han desalojado gran parte del agua esa zona de la carretera.

Aprovecha el sendero que amablemente te ofrece el coche al que sigues y procura hacer coincidir tu rodada. Pero no te obsesiones, si el que va delante se sale de la carretera o toma una dirección distinta a la tuya, no hace falta que lo sigas -lo sabes… Pero por si acaso-.

La conducción con lluvia es algo más serio de lo que normalmente solemos pensar. Así que ya sabes cómo tienes que conducir -suave, suave- y qué precauciones debes tomar antes y durante la marcha. No dudes en seguir leyendo nuestro blog para saber más sobre el mundo del motor práctico y a pie de calle.

Infografía para acertar en la compra de tu próximo coche

Descubre las ventajas y desventajas de los coches de gasolina, diésel y eléctricos



Seguir leyendo

Te llamamos

Por favor, envía un Email y te responderemos.