¿Cómo conseguir la mejor financiación para tu coche?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Por qué el precio del coche financiado es menor que el precio al contado? ¿Es algún tipo de truco comercial? ¿Tiene el préstamo letra pequeña y cláusulas ocultas?

Es curioso, pero cuando observas el precio de los vehículos que se venden, ya sean de ocasión o nuevos, te das cuenta de que el precio financiado es menor que el de pagarlo al contado. La compra de un coche supone siempre un gran gasto y por eso es importante que estés atento para conseguir el mejor precio posible.

Respondiendo a una de tus preguntas, el precio inferior que tienen los coches financiados no tiene truco alguno. La financiación es una fórmula que se hizo muy popular al final de la crisis de 2007 y es algo de lo que se benefician la financiera, el concesionario y tú. ¿Quieres saber por qué?

Consigue la mejor financiación para tu coche

Hay muchas financieras que ofrecen préstamos personales para que compres tu coche. Cada una tiene unos intereses y unas condiciones. Para que consigas el mejor acuerdo tendrás que investigar qué es lo que te ofrece cada una de ellas y tener claro algunos conceptos clave. 

Lo habitual es que las entidades financieras accedan a prestar cantidades a partir de 3.000 € hasta un tope de 75.000 € para que emplees en lo que creas conveniente -en este caso un coche-.

Tienes que saber que los bancos ofrecen mejores condiciones de devolución a un interés mejor cuando el periodo de pago es pequeño. Es decir, cuando les devuelves el dinero en menos tiempo, te cobran menos intereses.

Además, dependiendo de para qué emplees el dinero, la financiera te dará más o menos facilidades de pago. Por ejemplo: el Estado incentiva la compra de coches que producen pocas emisiones con subvenciones. Esto repercute en el precio de financiación. Si compras un coche Eco, pagarás menos intereses cada mes.

También existen algunas ventajas que ofrecen las financieras si contratas productos adicionales con ellos. Abrir una cuenta corriente en la entidad, domiciliar una nómina o contratar un seguro pueden salirte a cuenta. Aunque tienes que estar atento a este tipo de cláusulas porque pueden no interesarte.

Además, para que no te lleves un susto a final de mes, debes saber qué es el TIN, la TAE y la comisión de apertura de un préstamo.

  • TIN: es el tipo de interés nominal de la cantidad del préstamo. En otras palabras, es el tanto por ciento de intereses que se aplica sobre la cantidad adeudada.
  • TAE: es la tasa anual equivalente de la cantidad adeudada. En él está incluido el TIN y todos los gastos adicionales que te cobra la entidad financiera por la tramitación del préstamo. La TAE es el porcentaje más importante y en el que te tienes que fijar cuando contrates un préstamo.
  • Cuota de apertura: es la entrada que pagas para que acepten financiarte. Muchas financieras lo incluyen y otras no. Es una cantidad que tienes que considerar y debes sumar al precio final de lo que pagas por tu nuevo coche.

¿Por qué es más barato financiar un coche que pagarlo al contado?

No siempre es más ventajoso económicamente financiar el pago de tu coche que hacerlo al contado. Pero si tienes la liquidez suficiente y estás en disposición de pagar al contado tu coche, lo normal es que puedas ahorrarte unos 1.000 ó 2.000 €. No está mal ¿no crees?

Durante la crisis, la venta de vehículos descendió muchísimo. Los concesionarios y los fabricantes de coches tuvieron que buscar fórmulas alternativas de pago para hacer más accesibles económicamente sus productos. Para ellos era preferible ganar menos dinero siempre y cuando pudieran ganar algo. 

La reducción de los márgenes de beneficios de los concesionarios y fabricantes provocó que los usuarios pudieran adquirir los automóviles que de otra forma hubiera sido imposible.

Las financieras por su parte vieron una oportunidad de colocar sus productos (préstamos) a más clientes. Se les ocurrió que, ya que la situación del sector del automóvil se encontraba en una posición crítica y habían ajustado los precios al máximo, podrían aprovecharse de la circunstancia colaborando con ellos.

Su plan fue ofrecer financiación con unas condiciones favorables y así posibilitar una rebaja del precio inicial de los coches. Obviamente el precio que paga el consumidor sigue dejando cierto margen de beneficios a los concesionarios. 

Cuando un usuario compra un coche al contado, es sólo el concesionario el que obtiene una ganancia. Mientras que si el cliente financia el vehículo, tanto la financiera como el concesionario se benefician económicamente.

Por una parte, el concesionario le da salida a su stock y consigue algo de beneficio por la venta de este. Por otra parte, la financiera realiza préstamos que generan unos intereses (sus ganancias). 

¿En qué se benefician los concesionarios de vender sus coches más baratos?

Como ya te hemos dicho, las ventas de coches se habían desplomado y la población era muy reticente a realizar gastos de envergadura como la compra de un vehículo o simplemente no tenían la liquidez suficiente como para acometer un gasto así.

Los precios más ajustados hacen que el producto (el coche) sea más atractivo. Los precios más bajos son una manera de incentivar la venta y las financieras posibilitan con sus préstamos que más personas tengan la posibilidad de adquirir un coche.

De modo que, a cambio de ampliar el mercado de los concesionarios, estos comparten con la financiera parte de sus beneficios. Por eso financiar el pago de tu nuevo coche suele ser más ventajoso para ti que si lo hicieras al contado.

¿Hablamos?

Llamada, mensaje o Whatsapp. Tú decides.

¿Cuándo conviene financiar un coche en lugar de pagarlo al contado?

Estás a punto de decidirte, tienes dos o tres candidatos y estás seguro de que uno de ellos será el coche con el que llevarás a tus hijos a clase, con el que irás a trabajar y con el que recogerás a tus padres para ir a almorzar los domingos. Pero… ¿sabes qué te conviene más, pagarlo al contado o financiarlo?

Pues, como todo en esta vida, depende. ¿De qué depende? El precio final que acabes pagando por tu nuevo coche depende única y básicamente de las condiciones de financiación que firmes. 

Normalmente las entidades financieras ofrecen ventajas económicas a las personas que reciben el préstamo si cumplen unas condiciones concretas. 

Bien, te explicamos cuáles son las condiciones de la financiera de BBVA, que es con la que trabajamos nosotros. Con nuestra financiera tu coche te saldrá más barato que pagarlo al contado cuando:

El periodo de devolución del préstamo es inferior a 4 años.

El coche que quieres comprar produce pocas emisiones.

La antigüedad del vehículo a adquirir es de 3 años o menos.

La titularidad del coche es de una persona.

Domicilias tu nómina en BBVA.

En realidad, si cumples con todo esto obtendrás un precio sumamente atractivo. No obstante, para que acabes pagando menos dinero financiando del que pagarías si lo hicieras al contado, no es necesario que cumplas con todos los requisitos.

Lo más seguro es que te convenga financiar el pago de tu nuevo coche si cumples algunas de estas “condiciones”. Aunque lo mejor es que lo compruebes tú. BBVA tiene una calculadora de préstamos para tu coche. Con ella puedes diseñar el plan de financiación que más te convenga y sin sorpresas.

Esperamos que lo tengas todo mucho más claro ahora y puedas hacerte con tu nuevo coche con las mejores condiciones posibles. Si todavía no te has decidido, puedes echar un ojo a nuestro concesionario online. Si te enamoras de alguno o si quieres que te asesoremos, ponte en contacto con nosotros.

Seguir leyendo

Te llamamos

Por favor, envía un Email y te responderemos.